Chat with us, powered by LiveChat Las 6 mejores posturas de lactancia para las madres lactantes

Las 6 mejores posturas de lactancia para las madres lactantes

By MomMed | 26 November 2022 | 0 Comments



Amamantar es maravilloso, pero no hasta que tú y tu bebé encontréis una posición armoniosa. Sabemos lo engorroso que puede resultar cambiar continuamente de lado y de postura hasta que tu pequeño encuentre el recodo más cómodo en el que encajar y amamantar tranquilamente.

Aunque se trata de un método completamente de acierto y error, aquí tienes una lista de 6 posiciones de lactancia muy populares que puedes probar con tu bebé. ¡Quién sabe si descubres tu postura perfecta!
 

1. Posición tumbada o reclinada

La posición de amamantamiento tumbada suele ser una de las primeras posturas que prueban las madres primerizas. Esto se debe a que es una de las posiciones de lactancia más cómodas. Las madres lactantes sólo tienen que reclinarse o sentarse cómodamente apoyadas en una almohada o un sillón reclinable, como si estuvieran viendo la televisión o leyendo un libro, y poner al bebé sobre su barriga o su pecho.
 
Muy a menudo, los bebés se arrastran hasta los pechos y se agarran solos. Como esta postura estimula los instintos de alimentación del bebé, también se denomina lactancia biológica. La lactancia relajada también puede ayudar a las madres que tienen pechos grandes o sueltas forzadas y no consiguen encontrar una posición adecuada para sujetar a sus pequeños recién nacidos.

 

2. Lactancia lateral

La lactancia de lado es una de las posiciones más cómodas para amamantar. No sólo es adecuada para las madres agotadas por las tomas nocturnas, sino también para las madres recientes que se recuperan de una intervención quirúrgica. Después de un parto por cesárea, la mayoría de las mujeres encuentran la posición lateral preferible a otras posturas de lactancia.
 
Para probar esta postura, sólo tienes que tumbarte de lado y sostener a tu bebé cerca de ti, de forma que su nariz se acerque a tu pecho. Una vez que el bebé encuentre la forma de agarrarse correctamente, no habrá más problemas durante la sesión de lactancia. Si lo deseas, puedes apoyarte en uno de tus codos y ver a tu pequeño amamantando tranquilamente.
 
Sin embargo, en los días de mayor esfuerzo, puedes seguir tumbada mientras tu bebé se alimenta. Asegúrate de no quedarte dormida en esta posición, ya que podrías asfixiar al bebé. Para proporcionar un apoyo adicional a la cabeza y el cuello de tu pequeño, puedes utilizar una almohada de lactancia o una toalla enrollada.
 

3. Posición de cuna

Si es la primera vez que oyes este nombre, déjanos ayudarte a visualizarlo. ¿Qué imagen te viene a la mente cuando oyes la palabra lactancia? Sí, es exactamente lo que estás pensando. La mamá sentada, con el cuerpo del bebé apoyado en su antebrazo en un lado.
 
La barriga del bebé toca la de ella y se amamanta de un solo pecho. Esta posición clásica es la postura de cuna. Para aumentar la comodidad mientras se alimenta en esta postura, utilice un reposabrazos o una almohada para apoyarse.
 
No olvides asegurarte de que la cabeza de tu bebé esté alineada con el resto de su cuerpo. De lo contrario, puede causar incomodidad al bebé, lo que se traduce en una dificultad para agarrarse correctamente, lo que en última instancia le provocará dolor en los pezones.
 

4. Lactancia vertical

La lactancia en posición vertical, como su nombre indica, requiere que el bebé se siente recto, a horcajadas sobre ti. Si has estado buscando posiciones de amamantamiento apropiadas para bebés con reflujo e infección de oídos, entonces tu búsqueda termina aquí. La lactancia en posición vertical o en posición de koala, como se conoce popularmente, es el camino a seguir.
 
Aunque es mucho más fácil practicar esta postura con bebés mayores, en el caso de los recién nacidos hay que proporcionarles mucho apoyo. Sujeta a tu bebé utilizando el brazo del mismo lado que el del pecho del que está mamando. Utiliza la otra mano para sostener el pecho mientras se alimentan de él.
 

5. Sujeción en cuna cruzada

Una de las posturas de lactancia más adecuadas para los recién nacidos es la posición de cuna cruzada. Además, si eres una mamá primeriza y tu pequeño presenta dificultades para agarrarse al pecho, esperamos que probar esta postura te sirva.
 
En esta posición, hay un cambio en el papel de los brazos con respecto a lo que vimos en la posición de cuna. Esto significa que, en la posición de cuna, tu mano derecha sostendrá a tu bebé cuando se alimente de tu pecho derecho. Sin embargo, en la posición de cuna cruzada, si el bebé se alimenta del pecho derecho, es la mano izquierda la que debe proporcionarle apoyo.
 
Como el brazo opuesto al lado del pecho que amamanta está completamente libre, te permite tener más control sobre el bebé. Puedes utilizar la mano libre para sujetar el pecho o apoyar suavemente la parte posterior de la cabeza de tu bebé.

 

6. Lactancia con manos de bailarina

Esta es una de las posiciones de lactancia más adecuadas para los recién nacidos con enfermedades o discapacidades. En el caso de los bebés prematuros, con bajo tono muscular o con síndrome de Down, el agarre sin apoyo resulta difícil. En estas situaciones, la sujeción de bailarina puede venir al rescate.
 
Apoya el pecho colocando todos los dedos en un lado y el pulgar en el otro. Cuando el bebé se acerque a coger el pecho, suelta el pulgar y el índice apoyando el pecho para formar una "U" justo delante de él.
 
Apoya la mandíbula de tu bebé entre esos dos dedos; el pulgar en un lado y el índice en el otro. Esta posición proporciona un apoyo increíble a tu bebé y facilita el enganche.



 

7. Amamantar en un cabestrillo

En la lista de posiciones interesantes para amamantar al bebé, seguramente encontrarás la de amamantar en un fular. Si tu bebé tiene experiencia en amamantar y sabe mantener la cabeza erguida, debes probarla y experimentar la flexibilidad que ofrece.
 
Puedes poner a tu pequeño en el fular y dedicarte a tus tareas mientras él mama hasta saciarse. La única advertencia es que debes asegurarte de que la barbilla de tu bebé no quede presionada contra su pecho.
 
Hacer que tu bebé se familiarice con esta postura puede ser de gran ayuda durante los viajes. No tendrás que preocuparte por encontrar un lugar adecuado para amamantar ni tendrás que detenerte para amamantar. Nadie puede detener a un bebé y a una mamá si se ponen de acuerdo para formar un equipo.
 

Conclusión

No existe una posición perfecta para dar el pecho. Dependiendo de tu comodidad, de la salud de tu bebé y de su etapa de desarrollo, las posiciones de lactancia que más te convienen variarán. Por lo tanto, debes estar abierta a experimentar con diferentes posturas. Tendrás que hacer varios intentos antes de que tú y tu bebé os sintáis cómodos con una postura de lactancia.
 
Así que dale tiempo. Sin embargo, si observas que tu bebé se muestra inquieto de forma prolongada durante la toma, tiene dificultades para agarrarse al pecho y no se alimenta lo suficiente, consulta sin demora a un especialista en lactancia. Ellos detectarán el problema y te sugerirán cómo solucionarlo.




 

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked. *
Name
E-mail
Content
Verification code