Chat with us, powered by LiveChat ¿CÓMO ES LA MASTITIS?

¿CÓMO ES LA MASTITIS?

By MomMed | 14 September 2022 | 0 Comments



La mastitis suele afectar a uno de los pechos, aunque en ocasiones puede afectar a ambos. Los signos y síntomas de la mastitis pueden ser los siguientes y suelen aparecer rápidamente. Tanto si está amamantando como si no, llame a su profesional sanitario en cuanto sienta cualquier bulto sospechoso. Programe una consulta si:

- Senos incómodos, hinchados y calientes al tacto. También podría tener zonas rojas, aunque el enrojecimiento puede ser más difícil de discernir en la piel marrón o negra.
- Tiene una masa o un punto áspero en el pecho.
- Tener temperatura, sentirse agotada y decaída, también puede experimentar síntomas parecidos a los de la gripe.
- Sus pezones presentan una secreción anormal.
- Le resulta difícil pasar el día a causa del dolor de mamas.
- Experimenta un dolor mamario persistente e idiopático.
- Tiene efectos secundarios adicionales, como una masa o bulto sensible en la mama que no desaparece después de la lactancia, enrojecimiento, hinchazón, dolor que interfiere con la lactancia o cualquier otro síntoma.
- Si está amamantando, llame a su médico tan pronto como note cualquier síntoma de infección mamaria para que el tratamiento pueda comenzar inmediatamente.

 

LOS SIGUIENTES SIGNOS Y SÍNTOMAS REQUIEREN ATENCIÓN INMEDIATA:

- Fiebre alta y continua de más de 101,5°F
- Náuseas y vómitos que impiden la toma de antibióticos según las indicaciones.
- Un pecho que gotea pus
- Estrías rojas que llegan al brazo o al pecho
- Mareo, vértigo o confusión

 

¿QUÉ HACE QUE LA SECRECIÓN DEL PEZÓN SEA NORMAL O ANORMAL?

Una secreción del pezón con sangre nunca es normal. Otros indicios de anormalidad son la secreción del pezón que proviene de un solo pecho y la secreción que se produce por sí sola sin que el pecho se toque, se estimule o se irrite.

No siempre es fácil saber si una secreción es normal o anormal por su color. Las secreciones de los pezones de color claro, amarillo, blanco o verde pueden ser anormales o normales.

Cuando se comprimen o aprietan los pezones, es frecuente que se produzca una secreción normal en ambos pezones y que se suelte. Algunas mujeres que se preocupan por sus secreciones mamarias pueden empeorar la situación. Comprueban si hay secreción del pezón apretando repetidamente sus pezones. En estas situaciones, dar a los pezones algo de tiempo para que se recuperen podría ser beneficioso.

Recuerde que la mayoría de las condiciones patológicas que causan la secreción del pezón no son graves y pueden ser tratadas incluso si el médico determina que la secreción del pecho es anormal.

 

INTERVENCIONES DE UN MÉDICO:

Su médico podría ordenar pruebas adicionales si los resultados de su evaluación médica inicial muestran que la secreción es anormal. Las pruebas pueden incluir una o más de las siguientes y ayudarán a identificar la condición subyacente que causa el problema:
- Examen de la secreción en un laboratorio
- Exámenes de sangre
- Una ecografía o mamografía de una o ambas mamas
- Imágenes del cerebro
- Extirpación quirúrgica de los conductos del pezón y examen de uno o varios de ellos

 

LAS SIGUIENTES SON CAUSAS POTENCIALES DE UNA SECRECIÓN ANORMAL:

Cambios fibroquísticos en las mamas. El término "fibroquístico" describe el desarrollo o la presencia de tejido fibroso y quistes. El tejido mamario puede desarrollar bultos o engrosarse debido a los cambios fibroquísticos. Sin embargo, no sugieren la presencia de cáncer. Los cambios fibroquísticos en las mamas pueden producir ocasionalmente una secreción clara, blanca, amarilla o verde del pezón, además de dolor y picor.

Galactorrea. Puede parecer espantosa. Aunque la mujer no esté amamantando, la galactorrea se refiere a una condición en la que los pechos segregan leche o una secreción lechosa del pezón. La galactorrea tiene un amplio abanico de posibles causas y no es una enfermedad. Éstas consisten en
- tumores de la glándula pituitaria
- Algunos fármacos, como algunas hormonas y medicamentos psicotrópicos
- Algunas hierbas, como el hinojo y el anís
- Hipotiroidismo
- Sustancias ilegales, como la marihuana

Infección. La secreción del pezón llena de pus puede ser un signo de que el pecho está infectado. La mastitis es otro nombre para esto. La mastitis se suele diagnosticar en madres lactantes. Sin embargo, también puede aparecer en mujeres que no están amamantando. También podría notar que su pecho está sensible, rojo o caliente al tacto si tiene una infección o un absceso.

La ectasia de los conductos mamarios es el segundo motivo más frecuente de secreción inusual del pezón. Suele afectar a las mujeres que se acercan a la menopausia. Los conductos bajo el pezón pueden inflamarse y bloquearse debido a este trastorno. Cuando esto ocurre, puede surgir una infección que provoca una secreción espesa y verdosa del pezón.

Papiloma intraductal: Estos crecimientos en los conductos mamarios son benignos. Son la causa más frecuente de secreción anormal del pezón en las mujeres. Los papilomas intraductales pueden provocar una secreción del pezón sanguinolenta o pegajosa cuando se irritan.



 

LA MASTITIS QUE AFECTA A UNA SOLA MAMA CONSISTE EN

- Una región mamaria que está hinchada y puede estar caliente e incómoda al tacto si la región se pone roja.
- Una protuberancia en el pecho que se asemeja a una cuña o a un punto áspero en el pecho
- Un ardor en el pecho que puede ser continuo o estar presente sólo mientras se amamanta
- Secreción del pezón que puede ser blanca o tener vetas de sangre
- Puede sufrir síntomas parecidos a los de la gripe, como dolores, fiebre, escalofríos y fatiga.

 

RECOMENDACIONES PARA EVITAR LA MASTITIS

- Después de cada sesión de lactancia, deja que tus pezones se sequen al aire para evitar molestias y grietas.
- Piensa en utilizar Lansinoh u otra loción a base de lanolina en tus pezones. Es posible conseguir Lansinoh sin receta en una farmacia.
- Consume alimentos nutritivos y toma mucho líquido si tienes sed. Puedes adquirir los líquidos adecuados durante la lactancia bebiendo algo.
- Duerme mucho. Cuando sea posible, pide ayuda a amigos y familiares para que te ayuden con las tareas cotidianas.
- Asegúrate de que tu sujetador es cómodo y no te aprieta demasiado. Si se congestiona, esto es aún más importante.

 

CONCLUSIÓN:

La visión de la secreción del pañal puede ser aterradora para las mujeres que no están amamantando. Sin embargo, no hay por qué asustarse si se observa una secreción procedente del pezón. La secreción del pezón puede ser peligrosa, pero suele ser normal o el resultado de una afección menor.

Si no estás amamantando, debes llamar a tu médico siempre que notes una secreción del pecho. Tu médico seleccionará el mejor tratamiento en función de tus síntomas y de los resultados de las pruebas diagnósticas.

Deja de amamantar a tu hijo gradualmente cuando estés preparada para destetarlo. Ambos debéis destetar gradualmente. Así le darás tiempo a tu hijo para que se aclimate a sus nuevos hábitos alimenticios y evitarás que tus pechos se llenen de leche. Consulta la sección sobre el destete para obtener más detalles.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked. *
Name
E-mail
Content
Verification code